Make your own free website on Tripod.com

Protagonistas: Lisette Morelos y Carlos de León
Tema musical: Carita de Angel
Interprete: Tatiana
Productor: Nocandro Díaz González
© Televisa 2000-2001

Semana 1
Estefanía (Nora Salinas) pide permiso a la madre superiorá para ver a Dulce María (Daniela Aedo), e informarle que su papá llega de viaje al día siguiente. Bárbará dice a Dulce María que no tiene mamá y que su papá ya se olvidó de ella. Luciano (Miguel de León) le confiesa en voz alta que su hija sera su razón de vivir de ahora en adelante. La madre superiorá (Libertad Lamarque) comenta a Estefanía la rará costumbre de Dulce María de ir al cuartito de atrás. Angélica (Marisol Santacruz) le pide a su hija que no comente con nadie que ellas dos platican en el cuartito. Luciano llega a México acompañado por Nicole (Ana Patricia Rojo) y Dulce María le pregunta a su padre quién es esa señora. Bárbará le dice a Dulce María que si su papá es un joven viudo y guapo, pronto se volvera a casar y ella tendrá una madrastra, la pequeña se enoja y le arroja agua a la cara, lo que provoca una riña colectiva. La madre Cecilia comenta a Luciano que Dulce María sigue pensando en Angela como si ella estuviera viva y no aceptará que él vuelva a casarse. Estefanía pregunta a Luciano, cómo encajará Dulce María en su nueva vida al lado de Nicole. Angélica le aconseja a Dulce María le ponga babero a su papá cuando coma chuletas, así ella estará presente en la mesa. Después de cenar, Dulce María suelta un pequeño ratón en la biblioteca de su casa y arma un gran alboroto. Nicole y Aída con ataques nerviosos sospechan que fue la niña que lo hizo. Luciano le pide a la hermana Cecilia que convenza a Dulce María de llevarse bien con Nicole, pues pronto sera su esposa. Cecilia se rehusa pues asegura que no conoce bien a Nicole. Angélica le dice a su hija que Luciano le regaló un cachorro cuando eran novios, y que de cariño lo nombró "Chiripa".

Semana 2
Luciano (Miguel de Leon) comunica a Dulce María (Daniela Aedo) que se casara con Nicole (Ana Patricia Rojo) en un mes. Estefanía (Nora Salinas) está inquieta por la forma en que la niña tomó la noticia del matrimonio de su padre. Fortunata (Adriana Acosta) y Cecilia (Lisette Morelos) le enseñan karate a Dulce María guiándose por un manual. Nicole está feliz porque Luciano ya compró un departamento. Frida empuja a Dulce María, quien cae al suelo y Fortunata la anima para que pelee. Dulce María se escapa de su casa, y Luciano está angustiado. Pascual invita a tomar leche a Dulce María y a su perro "Chiripa". Pascual encuentra entre las ropas de la niña una identificación y avisa a Luciano, pero sin saber que la niña se ha dado cuenta y se ha escapado de nuevo. Protegida por Angélica (Marisol SAntacruz), Dulce María se salva de ser arrollada por un auto deportivo. Flavio hace creer a Luciano que Nicole sufre un ataque de nervios por la niña. Dulce María le dice a la madre superiorá que le dé el trabajo de jardinero a Pascual. De la joyería le mandan decir a Luciano que ya está listo el anillo que mandó pedir. Dulce María y Luciano se presentan en el colegio para dar un regalo de cumpleaños a Cecilia, Dulce María le pregunta si quiere casarse y tener familia. Luciano le dice a Cecilia que ya tiene fecha para casarse, ella sale de la dirección y se dirige a su celda, donde se pone a llorar y le pide a Dios no sentir lo que teme por Luciano. Omar, un antiguo novio de Nicole llega a buscarla.

Semana 3
Estefanía (Nora Salinas) y Dulce María (Daniela Aedo) están encerradas en un sótano. Dulce María está segura que en cuanto paguen el rescate las dejarán libres. Al comer plátanos, a Dulce María se le ocurre cómo salir del sótano. Ambas logran escapar de la casa, y llegan a una cabaña donde encuentran a una pareja de novios huyendo del padre de ella. Luciano (Miguel de Leon) y Gabriel (Manuel Saval) llegan a buscar Dulce María y Estefanía a la cabaña, y la niña convence a Luciano de que ayude a Doménica y Leonel. Aída dice a Nicole (Ana Patricia Rojo) que tenga cuidado con Omar, pues le puede hacer perder el negocio más importante de su vida. Flavio le aconseja a Nicole que para tener en la bolsa a Luciano se congracie con Dulce María. Nicole invita a la niña a tomar helado. Cecilia (Lisette Morelos) está nerviosa por los malos consejos que le dio a la niña. Doménica y Leonel están dispuestos a dejar la casa de Luciano porque creen que han ocasionado muchos problemas. Dulce María vuelve a escaparse de la casa y todos piensan que ha sido secuestrada nuevamente. Cecilia y Fortunata (Adriana Acosta) llegan a buscar a la niña, y se dan cuenta que al departamento donde estaba escondida Dulce María ha entrado un ladrón. Luciano logra que el ladrón sea atrapado, y al llegar a su casa se entera que Dulce María duerme en su recámara como un bebé. Nicole convence a Luciano para casarse el viernes. Estefanía es la portadora de la noticia y la niña le avisa que no estará presente en la boda de su papá. Flavio avisa al padre de Doménica sobre su paradero y éste llega a casa de Luciano con algunos policías.

Semana 4
Dulce María le cuenta la historia de sus papás a Rómulo y éste acepta que Doménica y Leonel se casen. Es el padre Gabriel quien encabeza el enlace matrimonial. Estefanía comenta a Dulce María, Cecilia y Fortunata que Luciano no se casó. Al estar solas Estefanía le pregunta a Cecilia si se puso contenta sólo por la niña o también por ella. Luciano se pregunta si dejó ir a Nicole porque realmente no la quiere lo suficiente. Dulce María prepara galletas con la receta de Angélica para aliviar su pena. Dulce María no quiere ver triste a su papá y le dice que si extraña a Nicole vaya a buscarla. Cristóbal le llama a Luciano para informarle que gracias a los malos manejos de un empleado está metido en serios problemas económicos. Dulce María se presenta ante la madre superiora y le pide un trabajo para no ser una carga para su papá. La niña decide vender a Chiripa para ayudar a su papá. El banco le niega un crédito a Luciano. Dulce María y las gemelas Shula y Sheila planean algo para ayudar a Luciano. Las salidas nocturnas de su padre hacen pensar a Dulce María que existe otra novia en su vida. Dulce María intenta evitar que su padre salga con otra mujer y por consejos de Fortunata, finge un dolor de estómago muy fuerte; todos en la familia sospechan que es apendicitis. Cecilia delata a la niña, pues siente terribles remordimientos de conciencia por lo que Fortunata le aconsejó a Dulce María. La madre superiora se entera de lo sucedido y prohibe a Cecilia volver a tener contacto con la niña. Gabriel y Silvestre sospechan que algo le pasa a Luciano respecto a Cecilia y que no lo quiere aceptar. Luciano y Estefanía se enteran por la madre superiora que debido a la confusión de sentimientos que tiene Cecilia, será trasladada a otro colegio.

Semana 5
Dulce María se presenta en la celda de Cecilia a visitarla, escucha que la madre superiorá se dirige a la celda y la niña se esconde bajo la cama. Fortunata avisa a Luciano que no encuentra a Dulce María, y él y Estefanía se dirigen al colegio. Ambos llegan exigiendo a Fortunata ver a la madre superiorá. En el colegio se arma un alboroto con las niñas de primer grado, pues nadie está en su cama. Cecilia sale con Dulce María de la mano y le dice a Luciano que impida la castiguen. Dulce María atiende el llamado de Angélica y se va al cuartito viejo a dormir en brazos de su mamá. Luciano medita sobre el cariño que sienten Cecilia y Dulce María. Dulce María se entera que Cecilia sera transferida y está dispuesta a que la expulsen para cambiarse el mismo colegio que Cecilia. Luciano y Estefanía piden a la superiorá que Cecilia no sea transferida, pero a cambio la madre superiorá pide a Luciano no alimente los sentimientos de la monja. Dulce María utiliza la fumigadorá de Pascual para hacer creer que provocó un incendio en el salón de música, pero es sorprendida por la madre superiorá y acepta su culpa. Luciano está molesto por lo que hizo su hija, pero una carta que le deja en su recámara lo sorprende mucho. La niña comenta a Fortunata que Rocío, la secretaria de su papá, renunció, y éstá le dice que su prima Verónica está sin trabajo. Luciano sabe de la existencia de Verónica, pero se niega aceptarla, pero al hacerle un examen se da cuenta de sus aptitudes. Bárbará dice a Dulce María que Verónica lloró por la miseria de su sueldo que le paga Luciano en la oficina. Estefanía conoce a Noé, quien al verla queda gratamente impresionado. Fortunata alerta a Verónica sobre el mal genio de Luciano. Noé invita a bailar a Estefanía, pero ella no acepta y deja la invitación para mejor ocasión.

Semana 6
Silvestre le anuncia a Luciano una visita especial. Nicole entra a la casa ante la mirada atónita de todos. Fortunata y Cecilia llegan a la casa de Dulce maría para entregarle unos cuadernos y se encuentran con Nicole. Cecilia le pide a Dios no permita que Luciano se case. Dulce María toma un pantalón de su papá, lo corta para hacerse un disfraz de niño y poder ir a casa de Centavito. Con unas copas encima, Nicole le reclama a Luciano que Dulce María les arruinó la vida; ambos terminan su relación, él comprende que casarse con ella hubiera sido un error. Silvestre se entera que Dulce María no está en casa de gemelas, y Luciano y Estefanía la buscan en la ciudad perdida. Al ver las condiciones de la familia de Centavito, Luciano le deja en la mesa unos billetes. El bolerito llega a casa de Dulce María para enseñarla a dar grasa, pero la niña se empieza a sentir mal. Luciano enojado porque su recámara está sucia, busca a la niña y la encuentra con un fuerte dolor en el estómago, pero no le cree. Luciano llama a su amiga Samantha para salir a divertirse. Centavito llega por su caja de bolear y se dan cuenta que la niña está muy enferma. Dulce María tiene que ser operada de emergencia. Cecilia reza en la capilla, y llega Luciano con remordimientos por no haberle creído a la niña. Dulce María sale bien de la operación y Luciano le pide perdón. La niña les cuenta que su papá terminó definitivamente con Nicole. Estefanía comenta a Noé que Cecilia está enamorada de Luciano y Verónica empieza a hacerse ilusiones también. Dulce María le pide a la superiorá que Centavito entre al colegio para bolearle los zapatos a las alumnas y monjas. Noé le ofrece trabajo a la mamá de Centavito, mientras que Luciano se compromete a la educación del niño. Selene se presenta en la oficina de Noé. Luciano está a punto de quedar en la ruina.

Semana 7
Chacón se presenta en casa de Luciano, dispuesto a negociar la deuda. Reconoce que la visita de la niña lo ha hecho ver la vida de otra manera. Selene contrata a un detective para que siga a Noé, quien duda en declarar su amor a Estefanía. Dulce María recibe una rosas de su papá y le obsequia una a Angélica. Estefanía queda impactada por la proposición de Noé. Verónica se ilusiona con Luciano, pues éste la invita a comer. Estefanía le cuenta a su sobrina que piensa casarse. Selena está dispuesta a evitar la boda. Dulce María le confiesa a Cecilia que está triste porque su tía de irá de la casa y no estará más con ella. Luciano prepara un brindis para Noé y Estefanía, al despedirse, falsea el tobillo y sufre un desgarre. Pascual encuentra una tortuga en el jardín y la bautiza con el nombre de Florentina. Dulce María pide prestada la tortuga a Pascual para curar a su papá. Esperanza le advierte a Noé que Selena es una mujer peligrosa. El pleito entre Estefanía y Noé tiene muy preocupada a Dulce María. Verónica le informa a Luciano que la propuesta de Verónica fue aceptada. Cecilia se pone celosa por el viaje de Luciano con Verónica. Dulce María consigue la dirección de Noé, y le pide a Cecilia y Fortunata la ayuden para ir a hablar con él. La Superiora le niega el permiso. Selene se encuentra con la niña en el despacho de Noé. La Superiora castiga a Dulce María, Cecilia y Fortunata. Silvestre y Estefanía piensan que Noé sufrió un accidente.

Semana 8
Dulce María piensa que Estefanía y Noé se reconciliarán. Cristóbal invita a Verónica a tomar una copa. Silvestre le asegura a Fortunata que Estefanía está muy enojada con Noé. Angélica aconseja a Dulce María decir la verdad. Noé se va a Cancún una vez que decide renunciar al amor de Estefanía. Selene encara a Estefanía. Silvestre es rescatado, a causa de su gravedad, por Dulce María quien le lleva al hospital cuando nadie había en casa. Luciano decide viajar a México para acompañar a Dulce Maaría en su cumpleeaños. Santoscoy exige a Luciano quedarse en México. Verónica sugiere qque le escriba una carta a su hija, explicándole porqué no podrá estar en la fiesta. La niña está triste, y la superiora trata de hablar con ella. Clarisa, la hermana de Cecilia, llega al colegio y le informa que se quedará en México.

Semana 9
Dulce María permanece en la Cruz Roja y Luciano pide a Dios que se salve. Luciano le pide a Clarissa que le diga a Cecilia lo del accidente. Cecilia le pide a Amalia la acompañe a visitar la tumba de sus padres. Las piernas de Dulce María no responden, y el médico considera que es cosa de tiempo. Cecilia se entera del accidente y va a ver a la niña. Luciano le dice a Estefanía que Cecilia ya abandonó los hábitos. Dulce María se niega a ver a Cecilia, pues ya no usa hábitos. Dulce María le pide a Noé que no le quita a su querida tía. Noé le informa a Estefanía que le prometió a la niña que se casaran hasta que ella este recuperada. Luciano decide que la niña debe tomar una terapia. Fortunata se impacta al ver a Cecilia vestida de manera normal. Verónica viaja a su pueblo para ver a su padre que esta a punto de morir. Fortunata le sugiere a Luciano que le de a Cecilia el empleo de Verónica mientras ella regresa. Luciano se decide y cita a Cecilia en su oficina. Estefanía le informa a Luciano que la madre superiora convenció a Dulce María de ver a Cecilia. Fausto va a ver a Clarissa para decirle que esta enamorado de una mujer completa con la que hará su vida y tendrá hijos. Dulce María piensa que la hermana Cecilia se fue para siempre. Cecilia se dirige a Genoveva para que la instruya en el trabajo. Fedora y Genoveva se dan cuenta de los sentimientos de Cecilia hacia su jefe e intrigan contra ella, lo que provoca su renuncia. Cecilia sufre un desmayo y cae por las escaleras. Dulce María reacciona ante el accidente de su amiga. La madre superiora y Fortunata se enteran que la niña ya camina y van a la Capilla a dar gracias. Cecilia le confiesa al padre Gabriel sus sentimientos por Luciano. Frida y Bárbara le dicen a Dulce María que la superiora desea pintar su oficina y ella lo hace el viernes. Estefanía comenta a Luciano que Dulce María quiere que se case con Cecilia. Dulce María le pregunta a Cecilia si quiere ser su mamá. Noé se presenta en la iglesia y aparta la fecha para su boda con Estefanía.

Semana 10
Ámbar y Luciano se besan, Cecilia entra a la oficina y los sorprende. Homero la invita a tomar un café y ella acepta. Estefanía está segura que Ámbar finge querer a Dulce María para casarse con Luciano. Dulce María le pide a la superiora la ayude a que su papá se case con Cecilia. Luciano está celoso porque Cecilia irá al teatro con Homero. En el colegio hay un apagón general. Fortunata le informa a la superiora que en el cuartito viejo hay un incendio. Luciano se entera del incendio y sale corriendo al colegio, dejando a Ámbar sola. La superiora explica a la familia Larios que todo fue un mal entendido. Homero le lleva un regalo a Cecilia y ella se ofende. La inspectora Pantaleona Malacara llega al colegio para aplicar un examen. Luciano le pide a Cecilia ayude a estudiar a Dulce María el fin de semana. Estefanía le informa a Luciano que Dulce María pasó el examen. Luciano invita a salir a Cecilia, en agradecimiento por ayudarle a Dulce María. Cecilia cancela su cena con Homero fingiendo un dolor de cabeza. Cecilia decide aceptar la invitación de Luciano. Estefanía externa su preocupación a Noé, por el regreso de Verónica, ya que esto implicaría que Cecilia se vaya de la oficina. Cecilia le dice a Luciano que se siente mal y se queda dormida sobre la mesa. Luciano lleva a Cecilia en brazos y los sorprende Noé. Silvestre le lleva a Cecilia analgésicos y Dulce María la rodea con sus muñecas. Ámbar se entera de la cena entre Cecilia y Luciano. Cecilia queda tensa cuando se entera de la llegada de Verónica. Luciano termina su relación con Ámbar. Noé le dice a Estefanía que tiene todo preparado para que su boda se realice en 15 días. Dulce María quiere acompañar a su tía al viaje de bodas. Gabriel se encargará de casar a Noé y Estefanía.

Semana 11
Luciano saca a bailar a Cecilia. Estefanía y Noé celebran en la suite su luna de miel, pero no tienen champaña, por lo que sale a buscarla, a su regreso Dulce María duerme con Estefanía. Cecilia está decidida a dejar la oficina porque no quiere ver a Verónica y a Luciano juntos, él pregunta a Homero si tiene interés por Cecilia. Dulce María relata al padre Gabriel su viaje a Guanajuato, ésta visita a Nestor. Angélica le dice a Dulce María que está orgullosa de ella. Luciano asegura a Verónica que no creyó que estuviera enferma. Mientras Homero intriga contra él, Dulce María y Lluvia llegan a su oficina a pedirle que se case con Cecilia. Cecilia va a ver a Noé y le pide trabajo. Dulce María le pide a Silvestre que la lleve a la ciudad perdida, después le pregunta a su papá, cuál de las dos mujeres le gusta más. Homero le hace llegar una carta a Cecilia de despedida. Dulce María le pide a Estefanía que provoque celos en su papá. Luciano le reprocha a Cecilia que no haya sido sincera con él.

Semana 12
Luciano reclama a Estefanía, Noé y Gabriel, el que hayan mentido diciendo que Cecilia tiene un enamorado. Bárbara y Frida confiesan que ellas cambiaron el final del pensamiento. Dulce María aboga ante Fortunata para que no acuse a Bárbara y Frida. Estefanía invita a Cecilia a tomar té y le comenta la trampa en la que hicieron caer a Luciano. Éste mientras tanto, invita a Verónica a salir, pero ella declina la invitación. Verónica y Cecilia se citan en un restaurante para concluir una conversación pendiente. Luciano llega muy contento a su casa y les pide su opinión respecto a la idea de contraer matrimonio. Verónica asegura que ahora que sabe que Luciano no está enamorado de Cecilia, se siente tranquila y podrán ser amigas. Cecilia pide permiso a Noé para ir a confesarse con Gabriel. Estefanía asegura que Cecilia y Luciano se van a casar. Luciano se presenta en la parroquia y la invita a salir por la noche, ella acepta. Luciano le declara su amor a Cecilia, pero ella lo rechaza de manera tajante. Gabriel se niega a decirle a Luciano lo que Cecilia le dijo en confesión. Silvestre dice a Esperanza que Angélica tenía un corazón muy grande, y que sólo Cecilia podría ocupar su lugar. Clarisa recibe un citatorio del juzgado para su divorcio. Luciano va a ver a Dulce María y en los pasillos recibe felicitaciones por su matrimonio. Dulce María le pide a la superiora que convenza a Cecilia de que se case con su papá. Cecilia no sabe que decirle a Dulce María, la niña sale llorando pensando que no la quiere. Cristóbal acompaña a Clarisa al juzgado. Verónica le dice a doña Cruz que aceptará salir con Franco Dávila, un antiguo enamorado. Luciano le pide a Cecilia una disculpa a nombre de Dulce María. Verónica renuncia al empleo, pues desea irse con Franco a un largo viaje.

Semana 13
Cecilia va a visitar a Verónica, pues quiere saber por qué prepara una boda tan apresurada. Cecilia va a ver a la superiora y expone su temor de que Luciano no le vuelva a proponer matrimonio, pero la superiora la anima. Doña cruz acompañará a Verónica y Franco en el viaje por Europa. Dulce María le pregunta a Cecilia si se casará con su papá, ella le dice que si su papá se lo pide de nuevo, aceptará. Luciano confiesa a Estefanía y Gabriel que espera que Cecilia lo busque para empezar su vanganza contra ella. Dulce María comenta con Pascual la boda de Cecilia y Luciano y le asegura que si ella se casa de blanco, la sentirá más su mamá. Fortunata acompaña a Dulce María y a Cecilia a pasear. Luciano llega de mal humor a su casa por culpa de Cecilia. Silvestre prepara una buena cena, pues Luciano quiere invitar a Cecilia. Dulce María le pregunta a su papá en plena cena cuándo será la boda con Cecilia. Luciano y Cecilia hacen las paces y Dulce María los descubre. Cecilia recibe contenta una serenata que le lleva Luciano y toda su familia. Finalmente llega el día de la boda y todos bailan contentos en el jardín. Dulce María insiste en saber cuándo tendrá un hermanito. Lluvia y Alfonsina le dicen a Dulce María que cuando llega un bebé a los hermanos mayores los olvidan. Luciano le confiesa a Cecilia que con su ternura ha vuelto a creer en el amor. Angélica le explica a Dulce María que los bebés necesitan más atenciones, pero eso no significa que a ella no la quieran. Frida y Bárbara le sugieren a la niña que reciba a sus papás con una gran manta en la que luzca un corazón por una flecha.

Semana 14
Fortunata le informa a la superiora que una vez más Dulce María desapareció del colegio. Dulce María llama a Estefanía para decirle que se va de la casa para no ser un estorbo en la vida de su papá. Victoria le ofrece a Dulce María quedarse en su casa. Por consejos de Angélica, Dulce María le pide a Victoria la lleve a su casa, y ésta se niega. Luciano sospecha que la niña está con Victoria, va a buscarla y ella niega tener a la niña. Silvestre avisa a la superiora que Dulce María ya apareció, pero que Victoria está muy grave. Nicole regresa a México acompañada por Aída, dispuesta a recuperar lo que es suyo. Luciano no se atreve a decirle a Nicole que ya se casó. Estefanía se encarga de darle la noticia a Nicole. Luciano cambia su actitud con Cecilia. Aída le pide a Luciano que se presente ante Nicole por última vez. Cecilia sorprende a Luciano en casa de Nicole, y sale corriendo. Dulce María pregunta a Luciano por Cecilia, él inventa cualquier pretexto con tal de no preocupar a la niña y sale a buscarla a casa de Clarisa y al colegio. Cecilia en un café, es molestada por un tipo, armándose un gran pleito. Morales, el jefe de la policía exige a Cecilia que se identifique, ella le asegura que no lo hará de ninguna manera. Dulce María está preocupada pues piensa que su papá se divorciará de Cecilia. Cecilia llega al colegio y le pide a Pascual que la deje quedarse ahí. Angélica le dice a Dulce María que le pregunte a Pascual por Cecilia. Estefanía le explica a la superiora el malentendido que ocurrió entre Cecilia y Luciano. La superiora sorprende a Cecilia en el colegio y le exige una explicación, al tiempo que le pide entender que todo fue una trampa de Nicole.

Semana 15
Luciano y Cecilia salen para ir a la clínica a ver a Dulce María. Cecilia culpa a Nicole del accidente de la niña, y ésta se queda turbada. Luciano le informa a Cecilia que Dulce María ya reaccionó. Nicole acepta irse de México. Clarisa está preocupada, pues Fausto quiere manejar el divorcio en condiciones poco favorables para ella. Dulce María es engañada por Frida nuevamente, pues cree que hay una casa encantada donde hay un tesoro. Dulce María, Centavito y Chiripa, encuentran dentro de la casa encantada a un bebé dormido, y la niña decide llevárselo, pensando que lleva ahí muchos años. Pancho y Nazaria llegan a la casa y no ven a su bebé. Elizondo investiga la desaparición del bebé y va a la casa de Luciano. Dulce María está asustada por el castigo que le darán a quien se llevó al bebé. Elizondo obtiene retratos hablados de los niños que estuvieron cerca de la casa encantada. Adán espía el edificio de Luciano y descubre al bebé. Elizondo llega al departamento de Luciano para decirle que el bebé desaparecido está ahí. Luciano es acusado por encubrimiento. Frida y Bárbara se burlan de Dulce María porque su papá está preso. El comandante le informa a Luciano que queda libre, pues no hay cargos en su contra. Dulce María convence a su papá de que la perdone. Cecilia sufre un desmayo. Estefanía también sufre mareos. Ambas deciden consultar al médico. Angélica le dice a la niña que pronto tendrá un hermanito, y le sugiere llamar a Cecilia de otra manera y no por su nombre.

Semana 16
Dulce María escucha a Luciano que el médico le dio esperanzas a Julieta de poder ver nuevamente. Carolina le dice a Cecilia que la niña no está en la casa de las gemelas. Angélica le aconseja a Dulce María que visite a Julieta y le quite la venda de los ojos. Dulce María imagina cómo es el bebé de su tía Estefanía. Luciano le habla a Cecilia de Julieta y ella se pone celosa. Dulce María le pide a su papá le compre un traje de piel roja. Centavito y sus amigos llegan a casa de la niña para jugar y arman un gran desastre en la sala. Luciano llega al departamento y se impacta, pues piensa que realmente están quemando a Silvestre. Luciano amenaza a Dulce María con internarla nuevamente en el colegio. Dulce María espera que su papá la perdone, y decide pasar su cuaderno en limpio. La niña se queda dormida y Fortunata va a despertarla. Angélica consuela a Dulce María diciéndole que todo se arreglará. Al ver el enojo de Estefanía, Noé le dice que ojalá ellos tengan la media justa para educar a sus hijos. Fortunata le pide a Dulce María la acompañe a la cocina para ayudar en la elaboración de un pastel de chocolate. Fortunata comenta a las niñas que no habrá clases durante tres días y que podrán ir a su casa si lo desean. Estefanía propone ir al campo para aprovechar las vacaciones de las niñas. La familia llega a un rancho y se encuentran con que hay mal tiempo. La familia anfitriona quiere matar a un borreguito y Dulce María se resiste. En complicidad con Mariana esconden al borreguito. Dulce María y Mariana caminan por el bosque y se encuentran con un par de ladrones falsificadores. Los malhechores se dan cuenta de la presencia de las niñas y las capturan. Noé y Luciano van a buscar a las niñas al bosque.

Semana 17
Dulce María regala todos sus juguetes a Juanita. Cecilia entra y les comunica que ya van a ir a comprar los útiles y el uniforme. Noé apresura a Estefanía para ir a un concierto, pero al llegar a ella sufre un mareo. Dulce María invita a Juanita a dormir en su casa. Leonardo entra al departamento de Estefanía y Noé, quienes lo descubren y son encañonados. Noé discute con Leonardo y le advierte que no le conviene llamar a la policia pues es hermano de Estefanía. Juanita es aceptada en el Colegio y Dulce María es la encargada de presentarla en el grupo de primer año. Bárbara insulta a Juanita y Dulce María la defiende armando un escándalo en el salón. La familia Iturbe sale a cenar y durante la charla sale a colación el nombre de Juanita, relacionándolo con un famoso falsificador. Luciano y Cristóbal se presentan en el reclusorio para comunicar a Rutilio que Cristóbal llevará su defensa y que Juanita regresó al colegio. Fausto pone a la venta la casa de Clarisa. Dulce María encara a Frida reclamándole que haya dicho que el papá de Juanita estaba en la cárcel. Cecilia pide a Luciano se presente con Septién y solicite la amnistía para Rutilo y pueda asistir a la premiación de su hija en el colegio. Septién le niega el permiso a Luciano y Angélica le sugiere a Dulce María que vaya a hablar con el coronel. Dulce María no se atreve a decirle a Juanita que su papá no irá a la ceremonia. Rutilo es operado de emergencia pero sale bien del quirófano. Aparece Toribio para asegurar que Rutilo colaboró con la falsificación contra su voluntad, pues fue amenazado. Cristóbal le informa a Rutilo que saldrá libre muy pronto.

Semana 18
Rogelio le pregunta a Lupita si tiene novio. Estefanía está preocupada por el interés que tiene Rogelio en Lupita. Cecilia y Estefanía tejen sus primeras chambritas. Alexis molesta a Lupita, y la familia Larios está indignada por ello. Rogelio le pide a Dulce María le diga donde vive Alexis, y la niña accede, sin el permiso de Luciano. Juanita comenta a Fortunata los planes que tienen Rogelio y Dulce María. Cecilia informa a Luciano lo que hará Rogelio contra Alexis. Dulce María pide apoyo a Centavito y a la Patrulla Vengadora. La familia Larios se da cuenta de que la relación entre Lupita y Rogelio no podrá ser por las diferencias sociales. Dulce María cuenta al padre Gabriel el pleito del billar y éste reprueba severamente la violencia. Lupita se pone triste porque vio a Rogelio y Gilda tomados de la mano. Dulce María le pide a la superiora la ayude a solucionar un problema del corazón. Noé le exige a Rogelio aclarar sus sentimientos para no herir a Lupita. Dulce María trata de convencer a Gilda de que se aleje de Rogelio, pues su relación es imposible. Centavito le presenta a Dulce María a Solovino, ambos deciden ir a la casa para que Chiripa conozca al perrito. Gilda reclama a Lupita su interés en su novio, y le dice que Rogelio sólo está jugando con ella; la discusión entre ambas queda grabada por accidente. Leonardo y Jairo vigilan el edificio de Luciano, Leonardo muestra una pistola a Jairo y le dice que en caso de ser necesario la utilizará. Gilda discute con Rogelio sobre el video y asegura que se trata de un mal entendido. Rogelio es herido de gravedad y llama a Dulce María para pedirle ayuda.

Semana 19
La superiora comenta con gran tristeza que visitará a la señora Altagracia, quien está decidida a vender el predio del colegio a ejecutivos agropecuarios. Dulce María pregunta a Angélica si se venderá el colegio y llora porque al irse del colegio no podrá ver más a Angélica. Altagracia le dice a la superiora que si ella puede comprar el colegio, se lo venderá en 3 millones de dólares. Angélica le dice a Dulce María que es importante que la dueña del colegio y Pascual se encuentren. Pascual se dirige a Altagracia para pedirle trabajo, y ésta queda impactada. Lupita va con Silvestre e inventa que va al super para comprar papas fritas, pero en realidad se va a reunir con Rogelio. Estefanía, Luciano y Cecilia comentan el noviazgo que existió entre Pascual y la viuda Altagracia. Gilda le pregunta a Jordi si ha visto a Rogelio. Dulce María le pide a la superiora que si se cambia de colegio la lleve con ella. Gilda viaja a Monterrey para ver a Minerva y le aconseje como regresar con Rogelio. Rogelio le confiesa a Jordi estar muy enamorado de Lupita. Altagracia le pide a Dulce María le diga porque lloraba Pascual, la niña le dice que es por el dolor de un gran recuerdo. Rogelio está decidido a casarse con Lupita; Cecilia y Luciano les brindan todo su apoyo. Rogelio le pide a Silvestre la mano de Lupita y promete honrarla toda la vida. El doctor Lagos le sugiere a Altagracia internarse en un hospital. Carmina le exige a Gilda volver a México. Rogelio lleva a Lupita a un restaurante y se encuentran con Gilda, Jordi y Carmina.

Semana 20
Lupita busca trabajo, Altagracia está dispuesta a dárselo. La superiora está indignada porque Dulce María le puso lodo en la cara. Angélica le pregunta a Dulce María si quiere saber dónde está Lupita. Rogelio pasa por Dulce María al colegio y la niña le pide vayan a buscar a Lupita. Esta se da cuenta y se esconde, después se desmaya y Altagracia trata de reanimarla. Altagracia invita a la familia Larios a cenar, inclusive a Dulce María. Salomón llega a casa de Estefanía y Noé, y les comenta de sus problemas económicos. Lupita se pone en manos de Altagracia para refinarse. Cecilia tiene miedo de perder a su bebé, pues se ha sentido mal. Salomón le dice a Rogelio que lo único que le reprocha a Lupita es ser pobre. Minerva asegura que nunca aceptará que Rogelio se case con Lupita. Gilda asegura que nunca perdonará a Rogelio el haber preferido a la sirvienta que a ella. Dulce María escucha a su papá decir que pondrá patitos en la cama de Cecilia, y ésta se adelanta para cumplir el antojo de Cecilia. Gilda irrumpe violentamente en la casa de los Larios. Rogelio y Lupita se citan en un restaurante, para comprometerse formalmente. Altagracia acompaña a Lupita a comprar su vestido de novia. El patito de Dulce María muere y la niña culpa a Frida y Bárbara de ello.

Semana 21
Cecilia y Estefanía finalmente son madres, la misma noche. Fortunata le da la noticia y de los dos nacimientos a la madre superiora. Luciano y Cristóbal van al reclusorio y comentan a Rutilio que el juez acaba de firmar su orden de salida. La madre superiora le informa a Juanita que tiene una visita muy especial. Luis el esposo de Noelia llega a su casa y le comenta que su madre llegó de viaje y quiere conocer al bebé. Dulce María se siente culpable por el extravío de su hermanito y piensa que su papá ya no la quiere. El agente Elizondo inicia la investigación, para ello visita a la familia a fin de interrogarla. Angélica le aconseja a Dulce María qué hacer para encontrar a su hermanito. Alfredo Adame recibe una llamada de Dulce María y acepta ayudarla a encontrar a su hermanito. Luis le pide a su madre cuide al bebé, pues Nicole sufrió un accidente. Amanda llega a la clínica a ver a Noelia, quien le reclama que haya tratado de quitarle a su hijo. Amanda pide perdón a Noelia por no haber sido una buena suegra. Cecilia y Luciano comentan bromeando lo caro que resulta mantener a Arturito. Dulce María escucha la conversación y sale desconsolada a buscar a Centavito.

Semana 22
Silvestre renuncia y Cecilia intercede por él con Luciano, quien no quiere escuchar razones. Pascual, la madre superiora y Fortunata se presentan en casa de Altagracia para celebrar su cumpleaños. Silvestre va a un asilo para entrevistarse con la directora. Dulce María, en el supermercado, se encuentra a una niña sentada en las escaleras y la lleva a su casa. Luciano se molesta y pide que Dulce María lo lleve a devolver a la niña. Altagracia está muy enferma, manda a Pascual a buscar a Dulce María para que le de un beso en su nombre. Dulce María pide a Luciano que la castigue por haber llevado a la niña a su casa. Angélica se encuentra nuevamente en la casita del patio con Dulce María, a quien le pide que vaya a un programa de televisión. Luciano dice a Cecilia, en broma, que no puede mantener una familia tan numerosa. En ese momento, Dulce María lo escucha y pide a Centavito que le consiga trabajo.

Semana 23
Luciano comenta a Cecilia que Nieves nunca comprobó su inocencia y que él tuvo que pagar para que la dejaran en libertad. Dulce María comenta a Nieves que celebrarán su regreso con tortas marca Silvestre. Raymundo encuentra al Tiburón contando el dinero que le diera Luciano. La familia Larios sale de paseo con la familia Gamboa. Nieves decide irse de la casa, pero le deja una carta a Luciano. El padre Cosme ve a Nieves en el portón de Sagrario y la invita a pasar. Dulce María reclama a Luciano que Nieves y Blanquita se hayan ido de la casa. Nieves sale a buscar trabajo, pero en todos lados es rechazada. Frida y Bárbara le juegan una broma a Dulce María haciéndole creer que Nieves regresará a la casa, solamente si Dulce María lleva una rana a la clase de ciencias. Fortunata invita a Dulce María de compras, y la niña aprovecha para ir a buscar la rana. La madre superiora se desmaya al ver a la rana en su oficina. Canuta comenta a Cosme que Nieves se irá a trabajar al campo. Luciano regaña a Dulce María y le exige que le diga dónde consiguió la rana. Dulce María decide vengarse de sus amiguitas del colegio que le jugaron la broma. Fortunata está castigada y Dulce María le lleva un lunch. Frida y Bárbara van a la oficina de la superiora para decirle que terminaron de lavar las sábanas, mientras tanto, Dulce María y Lluvia las ensucian de lodo.

Semana 24
Enedina entrega a Morelba la carta que encontró en la recámara de Jimmy. Al no encontrar a Dulce María, Cecilia y Estefanía deciden ir a buscarla a casa de Morelba. Jimmy comenta a Dulce María que sus papás no lo quieren y siempre lo regañan. Elizondo se hace cargo de la búsqueda de Dulce María y Jimmy. Dulce María le pregunta a Cecilia si siente celos de las mujeres bonitas, ya que su papá es muy guapo. Dulce María y Jimmy ven con agrado la reconciliación de sus respectivos padres. Bárbara y Frida planean vengarse nuevamente de Dulce María. Fortunata compró una nueva camioneta y Dulce María decide estrenarla, pero choca contra el gallinero. La superiora está dispuesta a expulsar de la escuela a Dulce María. Luciano no quiere interceder por su hija ante la superiora. Fortunata lleva a Dulce María para que recoja sus cosas, la superiora agradece a Luciano que respete su decisión. Las niñas malvadas se alegran de la expulsión de la pequeña. Angélica le dice a Dulce María que pida a Cecilia la lleve Al Sagrario de la Virgen de la Luz y pide un milagro. Cecilia va a suplicarle a la superiora. A la hora del recreo, Daniela va a ver a Dulce María y la niña le dice que Agripina que es una solterona. Agripina está molesta por ello y la lleva a la dirección para acusarla. Luciano está molesto por el reporte de su hija. Estudillo le pide a Luciano deje en el colegio a Dulce María para que se discipline.

Semana 26
Fortunata es llevada por los agentes judiciales ante el secretario del Ministerio Público, pero se niega a dar información alguna. Tranquilino lee el periódico y se entera de que Zenón murió en un incendio y Gaspar huyó, con lo que salvó su vida. Gabriel propone oficiar una misa para pedir por Dulce María y Fortunata; todos asisten menos Luciano y Noé. Gaspar está nervioso por la tardanza de Fortunata; mientras, Dulce María le pide al villano que devuelva el dinero y que lo perdonarán. La policía sorprende a Gaspar tratando de huir. Dulce María le cuenta a su padre que Gaspar fue bueno con ellas y que incluso las ayudó a no morir en el incendio. Angélica le dice a su hija que Gaspar tiene en sus manos la posibilidad de enmendar su vida. Adolfo, rencoroso, dice a Artigas que Luciano fue el culpable de la muerte de Angélica, y que no veneró su memoria casándose con otra. Angélica le cuenta a Dulce María que cuando su mamá murió, ella se vestía de enfermera para atender a Adolfo. Luciano le dice a Adolfo que Dulce María quiere conocerlo. Cecilia y Luciano van al doctor a llevar a Arturito, y Dulce María aprovecha la ausencia para vestirse de enfermera e ir con Adolfo. Este último manda a la niña a su casa y luego le reprocha a Luciano la deje andar sola en la calle.

Semana 27
La madre superiorá general explica a los padres de familia y alumnos el estado de salud de la superiorá Piedad y presenta a la Nueva reverenda del colegio, quien luego revisara los cuadernos de todos. Angélica le dice a Dulce María que cuando se entrevista con la superiorá le hable con la verdad. Dulce María es llevada por Fortunata a la dirección y la nueva reverenda la felicita por su tarea. Dulce María llorando pide a Adolfo no se vaya de la casa. Silvestre recuerda cuál es el platillo preferido de Adolfo y lo prepara para que cenen. Al encender la lámpara del buró se produce un corto circuito y Dulce María cae desmayada. Clarisa y Cristóbal anuncian a los Larios la fecha de su matrimonio. Adolfo se conmueve por lo sucedido a la niña y toma una decisión sobre su actitud. Dulce María se presenta en la recámara de Adolfo con los azares con que Angélica hizo su primera comunión. Juanita le dice a Dulce María que en el pozo hay un gatito atrapado y Dulce María decide entrar al pozo. La superiorá decide clausurar el pozo y las niñas quedan atrapadas. Fortunata se da cuenta que faltan dos niñas.

Semana 28
Shula anima a Edgar para que vaya a casa de Dulce María a pedir su mano. Edgar decide comprarle unos puros a Aarón. Luciano intercede ante el doctor Altamirano, que acepta levantar el castigo al niño. Casandra llama a Lorena a Cancún para pedirle dinero. Lorena muy triste comenta a Elba que debió casarse con Noé. Noé le pide consejo a Luciano respecto a Lorena, este le aconseja callar y no desestabilizar su matrimonio. Bárbara se molesta porque Dulce María sacó mejor calificación que ella y planea junto con Frida tenderle otra trampa a la niña. Dulce María, incitada por las villanitas, le exige a la reverenda desencadene a su compañera Bárbara. Frida, Bárbara y Dulce María son expulsadas de la escuela durante una semana. Adolfo es dado de alta por el doctor Heredia. Estefanía y Silvestre previenen a Luciano de la expulsión de Dulce María, pero éste se pone furioso. Luciano le pide a la reverenda postergue el castigo, pues al día siguiente se aplicará un examen. Luciano le advierte a Dulce María que no se escapará de su castigo. Cecilia le pide a Luciano permita a Dulce María ir a cenar con Rodolfo. La reverenda informa a Adolfo que el examen de Dulce María fue el mejor. Paulina se siente mal y corre al baño, pero se encierra para que nadie se dé cuenta. Dulce María logra entrar al baño para reanimar a Paulina.

Semana 29
Chabelita le dice a Centavito y Solovino que acaban de asaltar a su papá y no recupera el sentido. Noé le llama a Estefanía y se disculpa por haber olvidado su cumpleaños. Luciano sabe que le llevará días lograr que Cecilia se contente. Noé espera a Acuña en un restaurante. Casandra le dice a Lorena que seguramente planeó un encuentro con Noé. Centavito avisa a Luciano que Aquiles fue asaltado. Casandra le pide dinero a Lorena para ir a la playa, pero ella se lo niega. Chabelita le cuenta a Dulce María que quiere ser bailarina, pero nunca podrá hacerlo, pues nunca podrá correr como los demás niños. Luciano le pide autorización a Aquiles para que un médico revise a Chabelita. El doctor advierte que Chabelita tiene secuencias de polio y que eso no le permite ser optimista. Fortunata defiende a Dulce María frente a la reverenda. Siguiendo los consejos de Angélica, Dulce María empieza a darle masajes a Chabelita en su pierna enferma. Aquiles está consternado porque perdió su maletín de trucos en el accidente. Esperanza le dice a Noé que Lorena lo dejó al conocer al papá de Casandra. Pascual se presenta ante el notario, quien le pide firme las escrituras del predio del colegio. Luciano y Dulce María hacen una función para Chabelita. Dulce María se queja con Angélica porque los masajes a Chabelita no le han funcionado. La reverenda comenta a Cecilia y Estefanía que Pascual ahora es millonario.

Semana 30
Adrián está a punto de tocar a Dulce María cuando Tadeo lo jala de una oreja. Ambos comienzan a pelear y los niños aprovechan para bajar a otro piso y llamar por teléfono, pero todas las líneas están descompuestas. Estefanía y Cecilia les informan desesperadas a Luciano, Noé y Adolfo que los niños se perdieron. Todos acuden a la casa de Luciano para ver si están ahí. Al no encontrarlos llaman al agente Elizondo. Jimmy distrae a Adrián y Dulce María entra en la gerencia para comunicarse con Luciano, a quien pone al tanto de la situación. Mientras sus secuaces llenan las bolsas con dinero, Adrián se dirige hacia donde está el velador, pero decide huir cuando ve entrar a Elizondo, Luciano, Noé y Adolfo. Elizondo detiene a Tadeo y Baltasar. Luciano le informa a Pascual que nadie conoce a Abdul Hazam y que debe ser un impostor. Jimmy le dice a Paulina que le gustaría que se casara con Adolfo. Dulce María le muestra a Angélica la carta de La Dama Fantasma y ésta la anima para que acuda a la cita. Facundo convence a Pascual de comprarle un pozo a Hazam. Adrián amenaza a Dulce María diciéndole que le hará algo a su papá si ella lo delata. Estefanía se presenta ante Adrián y le cuenta la historia de Leonardo con la esperanza de que recapacite, pero éste se burla de ella. Adolfo se presenta ante Paulina con un ramo de flores y le pide disculpas, contándole que todo fue un plan de los niños para unirlos. Casandra llama a Noé y le pide que vaya a Cancún, pues Lorena murió y ella lo necesita. Luciano, Cecilia, Dulce María y Chabelita viajan en la avioneta. Adrián sale de su escondite, sujeta por el cuello a Dulce María y les ordena a Luciano y Cecilia dirigirse hacia donde él les ordene.

Semana 31
Sujetando a Dulce María por el cuello, Adrián no le permite a Luciano informar a la Torre de Control su nuevo destino. Al darse cuenta de la ausencia de Adrián, la Reverenda Lucía le confiesa al padre Gabriel que su hermano es un delincuente y que sólo él pudo tomar el dinero de Pascual. Dulce María y Chabelita muerden a Adrián, quien deja escapar un tiro. Luciano pierde el control de la avioneta y se estrellan en una isla. Noé llega a Cancún y Casandra le pide que la lleve a vivir con él. Luciano regresa a la avioneta y se da cuenta que el cuerpo de Adrián ha desaparecido. Luciano regresa al lugar donde se encuentran las niñas y Cecilia, comunicándole a ésta que Adrián sigue vivo. Casandra le dice a Esperanza que ella sólo quiere recuperar a su padre. A Estefanía le da mucho gusto conocer a Casandra cuando ésta le dice que es hija de Lorena. Al enterarse que su mamá murió, Estefanía la consuela y regresa al departamento de Luciano. Noé le confiesa a Estefanía que Casandra es su hija. Dolida, Estefanía le pide que se vaya a vivir con su hija a otro lugar. La tarántula muerde a Cecilia y ésta comienza a sentirse mal. Luego de recapacitar, Estefanía se presenta ante Casandra y le pide que se quede en su casa. Adrián amenaza a Luciano con la pistola y le ordena cortar la comunicación. Ambos se enfrascan en una pelea. La Reverenda Lucía logra conmover a Adrián, quien finalmente permite que rescaten a Dulce María y él muere. . Paulina le dice a la Reverenda Lucía que al parecer Adolfo nunca tuvo interés en ella como mujer. Adolfo le confiesa a Paulina estar enamorado de ella y ambos se abrazan. Estefanía sugiere que un psiquiatra vea a Casandra, quien llega en ese momento y asegura no estar loca. Edgar le comenta a Dulce María que su papá quiere vender su cachorro de león y le pide que lo esconda.

Semana 32
Dulce María decide esconder a Bombo en el cuartito viejo del colegio. El Dr. Altamirano llega a casa de Luciano y le dice a Cecilia que en su casa se encuentra escondido un león. Dulce María lo escucha al bajar las escaleras. Génova y sus amigas humillan a Sonia ante la desaprobación de Matilda. Pascual externa a la Reverenda Lucía su deseo de poner a nombre de Sonia un pagaré para asegurar su futuro. . Estefanía recibe una llamada de Soraya, esposa de un antiguo novio suyo, y quedan de verse. Soraya le confiesa a Estefanía que Ernesto la necesita. Confabulada con Bárbara y Frida, Katia le pide a Dulce María que le lleve una palangana con agua a la Reverenda. Las villanitas tienden una cuerda a la entrada de la dirección y Dulce María se tropieza al mismo tiempo que sale la Reverenda con la inspectora Leoncia Malacara, empapando a ésta última. Ernesto le dice a Soraya que tiene la forma para obligarla. Estefanía le cuenta lo sucedido a Esperanza, sin saber que Casandra la escucha. Edgar le confiesa al Dr. Altamirano tener escondido a Bombo y éste, a su vez, se lo cuenta a Luciano, quien finalmente comprende que fue el cachorro el que destrozó su camisa. Estefanía le pide a Casandra portarse bien y no ver más a Saturno como condición para no decirle nada a Noé. Sin embargo, Casandra se va a escondidas con Saturno a Cuernavaca. Casandra ingresa el lunes al colegio y les comenta a sus compañeras que planea deshacerse de su madrastra, mientras Dulce María escucha todo. Saturno ve a Estefanía entrando con actitud misteriosa al edificio de Ernesto y decide vigilarla. Sonia les entrega a Domitila y Cleofás el dinero que le dio Pascual, pero estos piensan que es muy poco y quieren quitarle el reloj que el jardinero le regaló.

Semana 33
Casandra y Saturno están seguros que el detective encontrará algo turbio en la vida de Estefanía. Noé llega y Estefanía le dice que Ernesto es un nuevo vecino. Casandra siente odio hacia Dulce María al enterarse de que ella fue la causante de que su padre y Estefanía se casaran. Marcos se encuentra ilusionado con Casandra, pensando que es una buena chica. El detective sigue a Estefanía hasta una cafetería donde se ha citado con Ernesto, a quien le hace prometer que no la buscará más y le entrega el dinero. El detective toma una foto en el instante que Ernesto toma la mano de Estefanía. Dulce María y sus amigas planean una travesura para Bárbara y Frida, pero la Reverenda Lucía encuentra el sobre con dinero que dejaron sobre su escritorio e interroga a todas las alumnas para averiguar de quién es. Génova y sus amigas rompen el reloj que Pascual le obsequió a Sonia. Luciano se muestra bastante molesto cuando es informado de este incidente, pero finalmente Adolfo confiesa su culpabilidad en el asunto. Sonia es llevada de emergencia al hospital, pues padece peritonitis. Estefanía le reclama a Marcos el haber besado a Casandra, pero éste le asegura que fue otro muchacho quien la besó y que ya no la volverá a ver. Dulce María encuentra a una pequeña huérfana que se ha escapado del orfanato para comprar un papá y la lleva a su casa, donde los Larios la ven como una opción para que Clarisa y Cristóbal la adopten. Casandra trata de intimidar a Estefanía al darse cuenta de que hablaba con un hombre, pero ésta lo niega todo. Génova acusa a Carola de enviar el anónimo ante Casandra, quien la amenaza con hacerle la vida imposible si su padre la regaña. . Casandra le confiesa a Estefanía que la ha hecho seguir por un detective y que está dispuesta a demostrarle a Noé que lo engaña, pero le propone callar si ella también lo hace. Estefanía se niega. Noé abre el sobre con las fotos y el reporte del detective y, celoso, le reclama a Estefanía.

Semana 35
Luciano, Noé y Elizondo siguen a Casandra y Saturno en un helicóptero de la policía. Saturno forcejea con el piloto y cae al vacío. Los helicópteros aterrizan y Dulce María es rescatada. Más tarde Casandra es internada en un hospital psiquiátrico. Filemón y Cándido llegan a la casa de Toñita con la intención de quemar el vestido de Juanita y Rutilo no puede impedirlo. Por consejo de Angélica, Dulce María acude al hospital psiquiátrico con la intención de mostrarle a Casandra la foto de su madre. Filemón y Cándido queman el vestido; Rutilo y policías en bicicleta los persiguen hasta una feria, donde se esconden en un juego mecánico. Rutilo lo pone a funcionar a toda velocidad, los malhechores se marean y son arrestados. Los Larios y los Gamboa se ofrecen para hacerle un nuevo vestido a Juanita. Al ver la fotografía de Lorena, Montemayor la reconoce diciendo que la enfermedad de Casandra viene desde su infancia. Posteriormente le muestra a la joven un video en donde se ve claramente el inmenso cariño que su madre sentía por ella y le informa que Dulce María ofreció su primera comunión para que se cure. Casandra se arrepiente y desea cambiar para recibir todo el cariño que los demás le brindan. Dulce María hace su primera comunión en presencia de sus seres queridos, incluyendo Angélica. Durante la fiesta llega Casandra con Montemayor; la joven le pide perdón a Noé, a Estefanía y a Dulce María, quienes la abrazan encantados. Todos dan gracias a Dios por la bondad de la pequeña Dulce María.